Coste de la vida YANGON 2018

Dotación y coste de la vida: 22.000 €. Se quedan en unos 1.100 € limpios al mes, tras descontar el adelanto de 5.000€. Una vez atajado el problema de la vivienda, que veremos más adelante, la dotación da para vivir bien. Hay que tener en cuenta que estaríamos cobrando en un mes el equivalente al PIB per cápita del país.
La moneda local es Myanmar Kyat y el tipo de cambio medio ha rondado lo siguiente: 1 euro = 1600 MMK

Fiscalidad: Para más detalle consultar el SMTM de Moscú que parece que tienen más idea. Lo único que puedo decir es que no existe acuerdo de doble imposición así que no sé hasta qué punto se está protegido de Hacienda aquí.

Vivienda: Caaaaara! Sorprendentemente cara y de pobre calidad por lo general. Se podría decir que este es el gran fallo de Yangón como ciudad (además del terrible tráfico). Los precios de los estudios en zonas decentes y próximas a la oficina rondan los 600-800$ y los arrendadores te exigen el pago de 1 año por adelantado. Hay que intentar evitar esto a toda costa porque si se hace, se pierde toda capacidad de hacerles cumplir sus obligaciones como arrendador (repararte cosas y tal, recordemos, pobres calidades) y lo que empezó siendo un piso medio decente se puede acabar convirtiendo en un zulo a medida que fallan los electrodomésticos. El tema de la ubicación de la vivienda no es baladí, Yangón no cuenta con metro, skytrain, tranvía ni ninguna de esas brujerías primermundistas. Aquí solo hay coches y guaguas (buses para los profanos) y los atascos están a la orden del día.
Para evitar el tema del terrible precio de la vivienda, es recomendable compartir piso. Al sólo haber una única plaza de becario esto deberá lograrse mediante acuerdo con algún expatriado dispuesto a ello en el país. Para facilitar esto y la búsqueda de vivienda os dejo los nombres de los siguientes grupos de Facebook (Facebook es el rey en Myanmar, todo se da a conocer mediante esta red social, google está en fase de descubrimiento).
-Expats in Myanmar
-Yangon Expats Network
-Real Estate – Yangon Connection
-Yangon Housing rental Market
-Yangon Expat Accomodation
En cuanto a las zonas más recomendables donde vivir no muy lejos de la oficina, los distritos más recomendables por orden de preferencia son Sanchaung, Kamayut, Hlaing, Bahan. Desde mi experiencia, yo recomiendo Sanchaung. El barrio tiene muchos restaurantes y locales de interés y está lo suficientemente céntrico para que todo quede relativamente a mano.
En cuanto a la posibilidad de heredar el acomodamiento del actual becario, depende de perspectivas de permanencia del mismo. Contactadme al finales de año y os digo.
Otros gastos asociados a la vivienda son: electricidad (pagamos 35.000MMK y somos 3asi que estimemos 11.700MMK al mes), Internet (pagamos 30.000MMK por 2mbps, como lo leéis, velocidad de internet de la época del modem que chirría y además muchas veces ni funciona) y comunidad (30.000MMK).

Visado y preparación del traslado: Para esta sección os recomiendo que miréis el informe de becario del ICEX de Yangón de 2018.

Transporte: Otro aspecto donde a Myanmar le queda mucho camino por recorrer. Las opciones de transporte se reducen a andar (inviable para trayectos de media y larga distancia dada la ausencia de aceras, de respeto hacia los peatones por parte de los coches que parecen no entender que no hay aceras, y el clima), buses y taxi.
El taxi será sin duda el método de transporte predilecto. Utilizando la aplicación Grab el becario puede desplazarse por la ciudad en taxi a precio cerrado (sin necesidad de negociar con taxistas birmanos) a precios asequibles. El viaje medio utilizando Grab te puede costar 2000-2500 MMK (1.30-1.60€).
No obstante, no se puede descartar el bus como medio de transporte. A fin de cuentas, el tráfico afecta a todos los vehículos por igual y el coste del bus es de 200MMK (0.12€). La dificultad radica en que manejarse en la red de guaguas requiere unos conocimientos mínimos de birmano y consultar una incómoda web de transporte público. Dicho esto, encontrar una ruta de bus que te lleve de casa al trabajo y de vuelta merece mucho la pena.

Alimentación: Existen supermercados en Myanmar (Citymart) donde uno puede hacer una compra similar, dentro de lo razonable, a la que podría hacer en España. No obstante, para muchos productos (fruta, atún en lata, aceite de oliva, pasta, salsa de tomate…) los precios son superiores a los de España. No obstante, se pueden encontrar grandes chollos! El solomillo de ternera te sale a 10.000MMK el kilo (6,25€), una de las ventajas de vivir en un país que no consume mucha carne de ternera.
No obstante, lo más probable es que apenas cocinéis. En los tea shops locales podéis comer comida local a 1.000MMK el plato (ojo, son pequeños) y si os sentís algo más sibaritas, se puede encontrar comidas de todo tipo (India, hamburguesas, tailandesa) a entre 3.000 y 5.000 MMK el plato.

Telefonía e internet: Myanmar cuenta con operadores de telefonía móvil desde 2014. Pero ya cuenta con red 4G en toda la ciudad de Yangón y otros puntos del país y 3G por todos lados. Las tarjetas sim son muy baratas y los paquetes de datos rondan los el 1€ por giga de datos. En mi experiencia, la red de móvil funciona mucho mejor que el internet por cable o el WiFi en el país así que no resulta raro que tengáis que daros hotspot con vuestros teléfonos tanto en casa como en el trabajo. Hay incluso opciones de internet para el hogar que tiran de la red de telefonía móvil y no de la red fija (nombre de empresa: Ananda) y no son, comparativamente, más caras. Las recomiendo.

Bebida: La cerveza ronda precios españolas y el vino es carillo. No obstante, el país es un tanto peculiar en tanto que las bebidas alcohólicas de alta graduación de producción local son increíblemente baratas. De ahí que salir de copas y cocteles por bares de Yangón sea muy asequible.

Idioma: El nivel de inglés de Myanmar es bastante elevado si se compara al país con el resto de países de la región. El pasado colonial británico ha dejado sus huellas, tanto es así que en los cines ponen las películas de Hollywood en versión original sin subtítulos y los jóvenes de Myanmar llenan las salas.
Aprender birmano es pues opcional pero interesante. El idioma es muy complicado, con sus múltiples tonos y complejo alfabeto pero adquirir un nivel básico es relativamente sencillo. Dicho esto, resulta bastante frustrante cuando dedicas tiempo a estudiar el idioma y no consigues hacerte entender porque no pronuncias una palabra con el tono adecuado (principalmente porque algunos de ellos te suenan iguales).

Oficina: El horario es de 8:30 a 17:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 14:00 los viernes. La oficina se encuentra en el Hledan Center, dentro de la delegación de la Unión Europea en Myanmar. El trabajo es muy variado, y va desde atender servicios personalizados de identificación de socios comerciales, agendas de reuniones y estudios de mercado a la redacción de fichas de sector y otros documentos de interés. El foco esta puesto en dar a conocer Myanmar y las oportunidades del país. Se están explorando todos los sectores. Es una experiencia interesante ya que se puede vivir cómo un país que llevaba décadas aislado trata de abrirse con todos los problemas internos que aún conserva.
Al solo haber un único becario, la vida en la oficina es seguro más aburrida que en otras OFECOMEs, pero el trabajo suaviza la relativa soledad. El personal de la oficina costa de tres personas, el Consejero, el becario y una miembro de staff local.
El consejero comercial es de Myanmar es joven y mantiene una actitud abierta hacia el país y las posibilidades de trabajo y el staff local es muy agradable y esencial para realizar los servicios personalizados.
A la hora de trabajar existen dificultades particulares de este mercado. El país no cuenta con buenas estadísticas y encontrar fuentes secundarias fiables distintas a organismos internacionales y europeos es siempre un reto. Además, las empresas del país no tienen muy asimilado el tema de la importancia de las páginas web y optan por páginas de Facebook lo que dificulta la capacidad de investigación del becario. No obstante, todo sale adelante con bastantes buenos resultados.
La oficina no cuenta con mucho espacio por lo que el becario se encuentra en una sala de la delegación de la UE algo alejada de los despachos de la embajada y oficina comercial .

Clima: Tropical, dejen los abrigos en casa y llenen el volumen equivalente de espacio en su maleta con jamón. Myanmar se caracteriza por tener tres estaciones diferenciadas:
-Verano: de marzo a mayo, la temperatura es muy elevada, 36-40 grados con humedad.
-Época de lluvias: de junio a septiembre, la temperatura se reduce pero las trombas de lluvias y tormentas tropicales son habituales varias veces al día.
-Invierno: De octubre a febrero, la temperatura es mucho más agradable, 26 a 30 grados, y durante esta época ya no llueve nada. Es la mejor época para viajar por el país al estar todo más verde.
La ropa recomendada ha de ser fresca en su mayoría, conviene también traerse algún chubasquero. Las ropa de abrigo puede tener sentido si se tiene especial sensibilidad a los aires acondicionados o si se va a viajar a las zonas más frías del país.
En la oficina no obstante se viste formalito. De traje (sin corbata) o con camisa y chinos (para varones). Compartimos en espacio con la delegación europea así que hay que mantener un mínimo de decencia.

Ocio: Yangón oferta más oportunidades de ocio de lo que uno podría pensar para un país como es Myanmar. La ciudad cuenta con muchísimos bares y restaurantes a precios más que razonables que permiten reuniones nocturnas casi diarias con amigos y conocidos o explorar sitios nuevos. Mientras escribo esto se está celebrando el mundial y existen opciones para poder seguirlo cómodamente.
La ciudad también cuenta con tiendas de todo tipo y en Facebook de la ciudad se cuelgan una gran variedad de eventos musicales y exposiciones.
El cine cuesta unos razonables 3€ y las películas cambian semanalmente.
Dicho esto, hay actividades que puede ser más complicado realizar al mismo nivel que en casa. Ir al gimnasio por ejemplo, es complicado. No hay tantos y no son muy visibles a veces. Además la calidad de los mismos es bastante mala (locales pequeños que se sienten atestados a la mínima que hay algo de gente) y no suelen contar con sesiones dirigidas (ya, soy un poco tiquismiquis para esto). Existe la opción de desembolsar una cantidad sustancial de la dotación para pillarse una suscripción en uno de los gimnasios de lujo de la ciudad, la decisión depende de las prioridades de cada uno. Como referencia de precio os diré que un GYM mediocre (YGN GYM) sale a 50.000MMK al mes.
La opción más viable que he encontrado para hacer ejercicio fuera de salir a correr por el People’s Park que siempre es una opción, ha sido sesiones de boxeo birmano (parecido al Muay Thai). Una horilla de pegarle al saco y a manoplas siempre relaja.

Viajes: El trasporte es una de las debilidades de Myanmar y se hace sentir mucho tanto en la vida diaria como en los planes extraordinarios. Para moverte por el país te enfrentas constantemente al dilema tiempo o dinero. No existe una opción que te ofrezca un punto intermedio. Los vuelos internos rondan los 120$ por trayecto (240$ ida y vuelta) y los buses te cuestan entre 10-15$ a costa de trayectos de 6 horas o más de duración y con horarios a veces poco cómodos. Aquí hacer 200Km, una distancia que en España haces en poco más de dos horas, te puede tardar 6 o 7 por la mala calidad de las carreteras y demás.
Para viajes internacionales, el precio de los billetes aumenta sensiblemente frente a lo que uno pueda esperar de billetes comprados en Bangkok pero es razonable para destinos próximos.
Yo personalmente he viajado mucho menos de lo que quisiera, tras probar un fin de semana no le vi mucho sentido a las matadas en bus y la concentración de las vacaciones entre las festividades del Thingyan y el festival de octubre no dan mucha oportunidad a puentes.

Sanidad: Con el seguro del ICEX estas protegido ante cualquier incidencia. Solo destacar que Myanmar no cuenta con hospitales con sofisticados servicios médicos así que si pasara algo grave, lo más probable es que te mandaran a Bangkok. Aquí el turismo sanitario está a la orden del día.

Seguridad: Yangón es una ciudad segura en cuanto a asaltos y robos se refiere. Ahora bien, hay que, literalmente, andar con cuidado por sus calles por la mala condición del terreno y por la locura de los coches. También hay muchos perros callejeros. Estos son generalmente inofensivos pero ha habido casos de ataques. En caso de ser mordido es vital acudir recurrir al seguro para recibir la vacuna contra la rabia.

Posibilidades de quedarse: Ni idea, no hay experiencia pasada en este respecto. Siempre está la opción de tratar de encontrar un trabajo en el país. Hay una falta de trabajadores cualificados en el mismo por ello el solo hecho de ser expatriado ya te pone en un rango salarial muy por encima de la media local. No resulta descabellado, creo yo.

Birmanos y birmanas: Con respecto al primer grupo me temo que no puedo hablar al no ser santo de mi devoción pero solo prevenir a los siguientes que vengan que las chicas birmanas pueden ser de las más bonitas que hayan visto.

Valoración subjetiva: Myanmar es un país precioso lleno de buena gente y muy distinto a España y otros países más desarrollados del Sudeste Asiático. Merece mucho la pena y en especial si uno tiene vocación humanitaria. Hay muchas posibilidades de ayudar a la comunidad en el país.
El tema de la dotación y el coste del alquiler es un asunto espinoso. Myanmar recibe una dotación similar a países con costes de alojamiento mucho más bajos y costes de vida diaria muy similares (Tailandia). Yo he tenido mucha suerte y estoy compartiendo vivienda con otros dos chicos españoles pagando 360$ al mes. No obstante, he de admitir que antes de encontrar dicho acomodamiento, mientras exploraba las opciones de alquiler en Myanmar, la dotación se me hacía muy insuficiente para el país debido a este concepto.
El tema del transporte a nivel nacional resulta también algo frustrante si se quiere conocer el país.
Dicho esto, la vida del día a día en la ciudad puede ser muy divertida e interesante.
A nivel personal, la principal dificulta radica en la soledad durante las horas de trabajo y para los futuros becarios puede que hasta en casa hasta que consigan un grupo de amigos en el país. Esto último no tiene por qué ser complicado.
Hay más españoles de los que uno se imagina en Myanmar y el Consejero Comercial es muy inclusivo. Uno puede estar conociendo a la comunidad local desde la primera semana. Fuera de esto, la comunidad de expatriados es también amplia y es muy sencillo coincidir con los mismos.

En resumen, Myanmar es posiblemente uno de los destinos más peculiares de ICEX que ofrece una experiencia muy distinta a los demás destinos del sudeste asiático. Cómo se pasa el año aquí depende en gran medida de la actitud del becario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.