Coste de la vida CANTON (GUANGZHOU) 2018

Muy poca gente sabe dónde está Cantón (o Guangzhou en chino), ni qué ofrece al visitante extranjero, ni muchas otras cosas. Esta ciudad tiene un serio problema de marketing hacia fuera del país, pero la ciudad y la región son una buena experiencia si te interesa China.

Cantón es la tercera ciudad más grande de China después de Beijing y Shanghái con unos 13 millones de habitantes. Se encuentra situada en la zona del Delta del río Perla a menos de dos horas en tren de Hong Kong, Macao y Shenzhen.

Dotación: 31.000 euros con un anticipo de 4.000. Da para vivir más que de sobra aunque como en todos los destinos los factores que más afectan a la hora de pulirse el dinero son los viajes y la fiesta (al margen del alojamiento que es un gasto fijo).

Seguridad: Una ciudad muy segura tanto para hombres como para mujeres. Simplemente cuidado a la hora de cruzar la calle ya que para la mayoría de chinos los semáforos y las señales de tráfico están de adorno, prima la prioridad del vehículo por lo general y el peatón no es más que un estorbo.

Oficina: Tamaño pequeño. Entre 11 y 13 personas dependiendo de si hay becarias chinas. Ahora mismo estamos el Consejero, 3 becarios ICEX, 1 del P. Vasco (BEINT) y uno de Galicia (IGAPE), 3 administrativas chinas, un contable chino y un chófer chino. Suele haber una o dos becarias/estudiantes chinas que vienen por las tardes. Actualmente estamos sin analista pero se espera que se incorpore uno en septiembre.

La oficina se ubica en el edificio R&F Center de Zhujiang New Town en el quinto piso, nuevo centro financiero de la ciudad. La parada de metro también recibe el nombre de Zhujiang New Town y está directamente conectada con el aeropuerto. En el mismo edificio se encuentran otros organismos españoles: Consulado y Oficina de Turismo. El horario de la oficina es de 9 a 5:30 con una hora para comer de 1 a 2. Lo peor es que los viernes también se sale a las 5:30, por lo que te limita algunos vuelos en el caso de querer viajar los fines de semana. Aun así el Consejero te puede dejar salir antes si se lo pides. La vestimenta es business casual, es decir chinos y camisa e incluso en verano se puede llevar polo. Conviene traer el traje y alguna corbata para reuniones y asistencia a eventos.

Respecto al ambiente laboral y las funciones del becario es una oficina muy buena. El trato con el Consejero es excelente, es una persona cercana que se preocupa por el aprendizaje de los becarios y de que hagan cosas interesantes. Si el becario responde con un buen trabajo aumentará su responsabilidad en determinadas funciones. En la oficina el becario hace un poco de todo: consultas, asistencia a ferias, estudios/fichas de mercado, servicios personalizados, notas de mercado, publicación de noticias, etc.

El punto de la Oficina no siempre es valorado por los becarios como se debiera y creemos que es uno de los más importantes. Al margen de que se salga pronto o tarde, es un lugar donde te vas a pasar 5 días a la semana durante un año entero. Hay OFCOMES en las que se aburren como ostras, el Consejero/a no hace ni caso a los becarios o incluso no les trata bien en algunos casos o hay malos rollos internos. Tras haber conversado con compañeros de otras oficinas, consideramos que la de Cantón destaca en este aspecto.

Alquiler: Este apartado está explicado en más detalle en la información práctica del país que os facilitarán un poco antes de la selección de destinos. Cantón es una ciudad gigantesca por lo que la elección de la ubicación del alojamiento es fundamental. Lo ideal en nuestra opinión es alojarse en los barrios de Zhujian New Town o Liede, que a pesar de ser más caros son los que están más cerca de la oficina. Este punto es muy importante ya que evitarás tener que coger el metro diariamente que es un auténtico infierno de gente y las temperaturas y la humedad son bastante agobiantes en la mayor parte del año en el caso de que decidas darte largos paseos al trabajo. Además son barrios más modernos y “occidentalizados”, esto supone también que son más cómodos y están más limpios. La limpieza es fundamental ya que no se ven ratas por la calle (como sí ocurre en Bangkok o Hong Kong) y el nivel de cucarachas es bajo.

En años anteriores los becarios vivían separados. Este año algunos hemos optado por compartir piso para ahorrar costes en alojamiento pero esto ya es una elección personal de cada uno. En el caso de compartir alojamiento, el coste del mismo (incluyendo todo tipo de gastos adicionales como internet, luz, agua, gas y management fee) rondará los 450/500 euros de los 1.620 que entran al mes de beca. En el caso de vivir solo dichos gastos pueden rondar los 700 euros.

Para encontrar alojamiento creemos que lo mejor es una vez llegado a china a través de alguna agencia inmobiliaria ya que las fotos que puedas ver en internet de los pisos no tienen por qué coincidir con la realidad. Las fotos en internet normalmente se hicieron cuando estaban nuevos y una vez pasan por ellos los chinos pierden bastante calidad ya que el estándar chino de limpieza y cuidado de las instalaciones es bastante bajo. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar un intermediario que trata solo con extranjeros y habla inglés perfectamente (algo difícil en China) que nos ofreció un piso para 3 a estrenar de 3 habitaciones (con cama grande), 2 baños, un salón grande, cocina y terraza. En el caso de que exista interés por parte de los becarios del año que viene por este piso podríamos hablar con la propietaria. La ubicación es muy buena ya que está a menos de 10 minutos andando de la oficina y de 2 paradas de metro.

Internet: Lo más rollo de China es su gigantesco cortafuegos que te impide usar Google, Facebook, Instagram y recientemente hasta Whatsapp por medios convencionales. Ahora bien el instalar una VPN (Red Privada Virtual) solventará estos problemas con el hándicap de una más que probable disminución en la velocidad de internet, pero bueno China es así.

Para el móvil hay plan de datos ilimitados por unos 150 yuanes al mes (20 euros). Respecto al wifi para casa unos 25 euros. La velocidad no es un escándalo pero es suficiente para ver pelis y series en streaming o descargarlas. No hemos tenido por lo tanto ninguna limitación para ver cine occidental.

Ropa: Pues apenas hemos comprado nada de momento así que poco podemos aportar. Ropa de marcas occidentales carita. Imitaciones y ropa china baratas jugándotela con la calidad.

Cesta de la compra: Pues si te lo montas bien muy barato, unos 100/150 euros al mes. Los becarios este año nos cocinamos todos los días (desayuno, comida y cena) salvo fines de semana que solemos salir fuera. En la zona cerca de la oficina el supermercado AEON (cadena japonesa) ofrece descuentos todos los martes. Los grandes beneficiados de los descuentos son las verduras y alguna fruta, en menor medida pescado y carne pero también se pueden encontrar buenos precios. A modo de ejemplo puedes comprar por un yuan (13 céntimos de euro) una pieza de: patata, cebolla, zanahoria, tomate, pera, etc. Luego 3 ajos por 1,5 yuanes, berenjenas, calabacines y pimientos por 3 yuanes y multitud de setas a precios de risa. Vamos personalmente yo no he comido tanta verdura en toda vida y soy un carnívoro empedernido.

Fiesta: Puedes encontrar un interesante abanico de oferta. Desde pubs de expats con música latina o comercial occidental a discotecas de chinos con música electro house que son una locura. Personalmente y para vivir la experiencia china recomendamos lo segundo.

Respecto a los pubs de expats tampoco hay mucho que contar. Música en general bailable, precios tirando a elevados para ser China (cerveza de tercio unos 6-8 euros, copas 8-10 euros) y camareros que hablan inglés. Normalmente están por el barrio de Liede y Party Pier, una zona de bares al lado del río. Los horarios de cierre suelen rondar las 5/6 de la mañana.

Las discotecas chinas, en nuestra humilde opinión es un must que al menos hay que probar. Hemos tenido las mejores noches de fiesta en estos antros, solo población china, ni un extranjero, musicote electro house para reventar los tímpanos y en el centro de la fiesta está “el extranjero”. Te sentirás como una celebridad, se harán decenas de selfies contigo, no tendrás ni idea de lo que te dicen porque nadie habla inglés, te invitarán a todo, absolutamente a todo. Los chinos acostumbran a pedirse bandejas enteras de chupitos de a saber qué licor y les encanta brindar, y por supuesto tú les acompañarás en el brindis. En Guangzhou hay además algunas en las que realizan un despliegue de medios digno de una fiesta de Project X: globos gigantes, máquinas de humo, lanzapatatas de confeti, serpentinas, bailarinas, una red gigante, chinos borrachos…en una al pie del escenario hay hasta una especie de trampolín/cama elástica/plataforma de salto donde se sube todo el mundo a saltar como si no hubiese mañana. Las resacas luego son de capitán general, pero para eso ya está el ibuprofeno. Para nosotros estas discotecas son por lo tanto uno de los highlights de la experiencia china.

Cine: Además de las películas chinas hay una amplia oferta de películas occidentales en versión original con subtítulos en chino. Los precios pueden oscilar entre los 5 euros y los 15. Nosotros hemos llegado a ir a un cine 3D con sillones reclinables por 5 euros, todo un lujo.

Clima: Húmedo todo el año. En invierno temperaturas que llegaron a mínimas de unos 8 grados. La putada es que en el sur de China no hay calefacción en las casas, por lo que hay que comprarse un calefactor eléctrico o dormir muy abrigado (estuvimos unos días durmiendo con sudadera y hasta uno en saco de dormir dentro de la cama). Primavera corta con temperaturas agradables y húmedas. Verano humedad (siempre humedad) pegajosa y temperaturas que rozan a veces los 40 grados, es decir mucho calor. A pesar de esto hay aire acondicionado en la oficina y en las casas así como en la mayoría de los locales luego no es ningún drama.

Transporte: Metro muy barato que funciona muy bien con indicaciones en inglés, el punto negativo es que en horas punta es…terrible. Cola de hasta media hora a veces para entrar a la estación (sí a la estación, no al vagón). Además los chinos en general no nos engañemos pero tienen un nivel de educación bastante limitado. No rige la norma del “dejen salir antes de entrar” sino el “sálvese quien pueda” y “tonto el último”: se cuelan, empujan, gritan, no dejan pasar…en fin toda una odisea que en el fondo no deja de ser otra experiencia “Pure China”.

Los taxis son muy baratos y abundan pero el taxista tiene que querer llevarte. Puede no gustarles la dirección de sitio que les indicas, que no entiendan un carajo de dónde quieres ir o que simplemente ni paren porque eres extranjero. Nosotros solemos utilizar Didi, el Uber chino que funciona perfectamente y con precios igual de competitivos que los taxis.

Gastronomía: Muy económico comer en restaurantes chinos. Lo más barato que hemos encontrado platos a 2,5 euros de tallarines o arroz con verduras o carne (el tamaño del plato es grande) en pequeños restaurantes tirando a cutres pero que algunos becarios hemos visitado asiduamente y sin sufrir ningún tipo de percance en la salud. En general el precio en un restaurante chino de categoría media suele oscilar entre los 4 y 8 euros y sales bastante lleno.

Los restaurantes de cocina occidental suelen tener unos precios rondando a los europeos, es decir entre 12 y 20 euros por lo general, la gran mayoría se encuentran por los barrios de Zhujiang New Town (el de la OFCOME) y Liede.

La gastronomía cantonesa es espectacular, variada y una de las mejores de China. Destacan una variedad infinita de dim sum, pescados y mariscos, carnes, setas y verduras. Además hacen buen uso de las especias destacando el jengibre, el vinagre, el cilantro o la salsa de ostras. La comida de Cantón es de las comidas más sanas del país dado que el uso de aceites y frituras es mucho menor.

Si te gusta el riesgo y quieres tener probar algo más extremo, los cantoneses se comen prácticamente todo lo que ande, vuele o bucee. Entre los platos más “extraños” que hemos probado hasta ahora están la medusa, tortuga o tofu de sangre. Además también se comen los gatos, perros, serpientes y hasta monos, aunque no hemos tenido esa experiencia.

Idioma: En China prácticamente solo se habla chino, ni siquiera los más jóvenes dominan el inglés. Solo aquellos acostumbrados a tratar con extranjeros o que trabajen en empresas extranjeras tendrán la suficiente capacidad para comunicarse en la lengua de Shakespeare. A pesar de eso, este año los becarios hemos llegado con un nivel de chino entre bajo/muy bajo e inexistente, lo cual no nos ha impedido hacer una vida normal y enfrentarnos a situaciones a veces un tanto cómicas. Es recomendable recibir clases (se financia el 75% por el ICEX) para poder manejarse en situaciones cotidianas como el supermercado, restaurantes o taxis.

Wechat: Consideramos que merece un apartado propio dado el uso que se hace de esta app en China ya que prácticamente sirve para todo. Wechat es una aplicación china de mensajería instantánea similar a Whatsapp pero al contrario que su homóloga, Wechat es mucho más. Con Wechat se puede pagar todo (TODO), desde la compra del supermercado, los taxis, restaurantes, transferencias a particulares y hasta el alquiler del mes. Además a través de la app se pueden comprar entradas de cine, billetes de tren o avión, alquilar bicicletas municipales, reservar hoteles o comprar por internet. Simplemente hay que asociar la cuenta de Wechat a una tarjeta de crédito y voilá, quedas integrado en su ecosistema. Los becarios nos hemos creado una cuenta bancaria china para poder hacer esto (altamente recomendable) ya que la Visa/Mastercard no funciona en muchos negocios.

Viajes: Destino espectacular para viajar. El mejor situada en China Mainland por su proximidad al sudeste asiático y al hub aéreo de Hong Kong. Desde nuestro punto de vista hay 2 enfoques en los viajes: sudeste asiático o China (o combinación de ambos).

– Sudeste Asiático: Vuelos que oscilan entre los 150 y 300 euros por lo general salvo excepciones de ofertas o destinos concretos que pueden salir más baratos (o caros). Hasta la fecha los becarios hemos realizado viajes a Filipinas, Bangkok, Seúl, Taipei, Macao o Hong Kong. Otros viajes pendientes por algunos becarios son Hanoi y Halong bay o Japón. Hay destinos a los que se puede ir un fin de semana y aprovecharlo y otros que necesitarán de días de vacaciones o festivos.

– China: Al igual que los viajes al sudeste vuelos entre 150 y 300 euros por lo general y trenes desde los 10/20 euros (Hong Kong, Macao o Zhuhai) a los 200 euros (Shanghái). China es un país gigantesco y espectacular donde puedes visitar desde las estepas de Inner Mongolia y el desierto del Gobi, pasando por las montañas del Tíbet y terminando en los arrozales y paisajes kársticos de Guilin/Yangshuo y sus alrededores. Hasta la fecha los becarios hemos visitado Danxia Mountain (un Parque Natural Patrimonio de la Unesco espectacular), arrozales de Longsheng y Lonji al norte de Guilin, la misma Guilin y el crucero por el río Li hasta Yangshuo, Zhuhai (una tranquila ciudad costera que hace frontera con Macao). Otros viajes pendientes por algunos becarios son Zhangjiajie (las montañas de la película de Avatar), Kaiping (una ciudad de la provincia que destaca por sus Diaolou o torres fortificadas de la dinastía Qing) Pekín, Xi’an o Tíbet. Si eres amante de la naturaleza el país cuenta con algunos de los parques naturales más espectaculares que existen en el mundo. Se puede aprovechar la posibilidad de viajar en trenes nocturnos para llegar a destinos más lejanos por precios económicos.

La “media” de viajes de los becarios hasta la fecha suele rondar los 2 al mes. Los fines de semana que nos quedamos en Cantón aprovechamos para descubrir la ciudad y sus alrededores (que aunque menos turística que Shanghái o Pekín también tiene sus cosas) entre los que destacan:

– Baiyun mountain: Una montaña dentro de la ciudad de Cantón que es una de las principales atracciones turísticas de la ciudad. Cuenta con multitud de parques y jardines, un teleférico, algún que otro templo y un lago. Tienen vistas muy bonitas a toda la ciudad.

– Xiqiao mountain: En la vecina Foshan, un viaje en el día para descubrir la descomunal estatua de la diosa Guanyin y sus más de 60 metros de alto (el doble que el famoso Gran Buda de Hong Kong) y demás atractivos que ofrece la montaña.

– Mercados: De todo tipo, desde falsificaciones y electrónica a especias, medicina tradicional china y pescado y marisco. En este último podrás descubrir seres increíbles como la salamandra china gigante que llega a medir hasta casi 2 metros (aunque lamentablemente se encuentra en peligro de extinción crítico).

– Torre de Cantón, Río Perla y Zhujiang New Town: Una de las zonas más espectaculares de la ciudad con un impresionante skyline por la noche que nada tiene que envidiar al fotografiado Hong Kong con 2 rascacielos en el Top 20 mundial (7º y 16º) de edificios más altos.

Resumen: Cantón/Guangzhou es una ciudad enorme que ofrece muchas posibilidades situada una zona privilegiada tanto en China como en el sudeste asiático. Como experiencia pasarás probablemente un año “más chino” que en Pekín o Shanghái aunque siempre depende del enfoque que les des a la beca. El ambiente y el trabajo en la Oficina es bueno y positivo y podrás aportar tus ideas que serán escuchadas. Con una dotación que da más que de sobra para viajar y vivir la experiencia cantonesa al 100%, incluso para ahorrar 100-200 euros al mes sin privarse de nada. Los puntos negativos son el tamaño de la ciudad (muy pero que muy grande) y todos los “peros” que viene con China (cortafuegos de internet, barrera de idioma, muchísima población…). Especial comentario merece la contaminación que, a pesar de ser superior a las ciudades de España, es menor que en grandes ciudades de China como Pekín o Shnaghái. A pesar de eso consideramos que es una experiencia muy auténtica y que merece la pena vivir al menos una vez en la vida.

Para más información, contactar con los becarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.