Coste de la vida TEHERAN 2017

Dotación: 26.000 Euros. Da para vivir bien y viajar mucho sin ahorrar o viajar algo ahorrando algo.

Coste de vida: De forma general, comparable a ciudades medianas en España. El alquiler es más caro pero productos locales, gasolina y otros son mucho más baratos así que al final se queda un coste razonable.

Zonas para vivir: se recomienda vivamente residir en el barrio de la oficina, que es Jordan, también conocido como Africa boulevard.

Piso: Los pisos en Irán tienen salones grandísimos para dar fiestas y pocas habitaciones, tres como mucho. Los iraníes son muy familiares y se reúnen constantemente en casas (no hay bares que sirvan alcohol, discotecas ni similares) por lo que la vida se hace en el salón. En Teherán, los pisos con dos baños suelen tener uno de ellos con WC europeo. Los precios son muy variados porque las modalidades de alquiler también lo son. Puedes alquilar un piso depositando una gran fianza (15.000 euros, por decir algo) y no pagar ningún alquiler mensual y, al final del año, te llevas tu fianza (el propietario se queda los intereses que le haya conseguido). Otra modalidad es la del alquiler con fianza pequeña y mensualidades, como en España, y luego están los depósitos generosos (5.000 euros) y alquileres mensuales reducidos. En cualquier caso, la beca permite encontrar pisos razonables.

Comidas: La mayoría de platos se basan en el arroz,que se acompaña con carne, verdura o legumbres. También hay albóndigas asadas, sopas de pollo y perejil, estofado de verduras y algún plato típico más. Coincido con el último becario que hizo el SMTM, puede hacerse repetitiva para los españoles. Todos los platos llevan cúrcuma y muchos llevan cardadomo, canela y otras especias. No obstante, lo picante no abunda. Los restaurantes baratos y cutres (vamos, tipo Oriente Medio) cuestan unos 8 euros (plato principal, agua y té). Los platos que no llevan ternera son muy baratos y también la comida rápida (minipizza de 20 cm de diámetro de queso y pollo a 0,80 euros).

Transporte: uno de los puntos débiles de Teherán. El tráfico es muy intenso y caótico. No vale la pena vivir en la otra punta de la ciudad, nunca llegarás puntual. El metro (6 líneas) va hasta arriba de gente y no es recomendable para llegar aseado a la oficina. Lo mejor es vivir cerca. Para desplazamientos personales, los taxis son muy baratos. También existe la aplicación Snap (el Uber iraní) y también los coches te pitan por la calle para llevarte a sitios que les vengan de paso a cambio de precios simbólicos (entre 0,20 y 0,50 euros la mayoría de las veces). Lógicamente, para comunicarse con estos últimos es necesario hablar persa, ya que el inglés está al mismo nivel que en España o incluso peor.

Idioma: El persa es complicado. Si quieres acabar hablándolo, es recomendable dominar el alfabeto y la gramática básica antes de llegar al país. En caso contrario, es complicado que te dé tiempo a aprenderlo. El inglés está al nivel que en España o peor: los jóvenes se apañan (no todos) y la gente mayor… pues igual que nuestros abuelos.

Ocio: Cines, teatros, conferencias, clases de pintura, música, poesía… hay de todo menos alcohol y discotecas, de ahí que las fiestas se hagan en casa. El Internet es peor que en España pero más o menos razonable. Se pueden comprar paquetes de varias velocidades y tráfico, tanto para casa como para el móvil.

Viajes internos: Irán cuenta con lugares con un pasado histórico envidiable, con vestigios del Imperio Persa. Isfahan, Shiraz con sus ruinas de Persépolis, Yazd, Qom, etc. También se puede viajar al mar Caspio, que está al norte de Teherán. Hay también unas pistas de esquí buenísimas con una nieve increíble, como Dizin, Shemshak, o Tochal, que está en el mismo Teherán. Y para los montañeros está el pico más alto de Oriente Medio, el volcán Damavand, con casi 5700 metros de altitud. El transporte en autobús es barato y realmente cómodo (mejor comprar billetes VIP). El tren es barato pero pésimo. Está la alternativa del avión, que también es barato pero, por culpa de los bloqueos comerciales, compañías como Iran Air no mantienen su aeronaves tan bien como deberían y suelen tener un accidente gordo cada uno o dos años.

Vacunas: Ninguna obligatoria. No hay nada especial de qué preocuparse en el tema salud. Los hospitales están muy bien equipados, el agua es potable y no hay enfermedades extrañas en el país. Importante: No te hagas seguro médico en España, especialmente con los interesados que se acercarán al CECO a venderte el “seguro que han negociado exclusivamente para alumnos del máster”. Al llegar a Irán, podrás comprar un seguro muy económico en el mismo aeropuerto para toda tu estancia, y también puedes comprarlo para un mes o dos y después en Teherán buscas una póliza más interesante. No te costará más de 90 euros… a ver quién da más en españa

Seguridad: Teherán es muy seguro en general, más que Madrid o Barcelona.

Moneda: Rial iraní. Su valor es tan poco que siempre se habla en tumanes. Un tuman = 10 riales. Conviene saberlo porque los billetes son en riales, pero los comerciantes te dirán los precios en tumanes. 5.000 tumanes (1 euro aprox) se pagan con 50.000 riales. Es importante destacar que no funcionan las tarjetas de crédito como VISA o MasterCard en todo Irán, así que la oficina paga en metálico. Euros o riales, a elegir. Para no llevar dinero encima, conviene abrir una cuenta bancaria en el país (que no puede recibir dinero ni enviarlo fuera, por lo que habrá que ir a depositar el efectivo).

Clima: Teherán está a unos 1500 metros de altitud, tiene un clima muy seco, y su aire está muy contaminado, así que los primeros días cuesta acostumbrarse. Hace frío en invierno, con nevadas ocasionales, y muy caluroso en verano, rondando los 40º C.

Deporte: Gimnasios con precio europeo. Las instalaciones deportivas alternan días (o mañanas/tardes) para hombres y mujeres.

Datos subjetivos:

Los becarios anteriores hablan de choque cultural pero yo debo decir que no lo hay prácticamente. La ciudad visualmente es distinta a Europa: más sucia, más tráfico, más caótica… Oriente Medio, vamos. Sin embargo, más allá de la fachada y del tópico, si no eres el típico becario que solo se junta con expatriados y te integras con la población local verás que son como españoles que toman té y llevan velo. Es una sociedad tremendamente respetuosa y muy tolerante hacia el extranjero. Incluso los más religiosos harán bromas sobre las diferencias entre religiones y muchas veces no sabrás que tu amigo iraní es religioso hasta que un día, de casualidad, se pare a rezar.

En resumen, creo que es una pena venir a Irán y vivir la vida superficial de expatriado que se junta con ingleses y alemanes y se vuelve a su país diciendo que esto es “muy distinto” sin haberlo conocido en realidad. Intenta aprender el idioma, huye de los extranjeros e intégrate en el Irán real, que es muy distinto al que sale en las noticias. No seas como esos guiris jubilados que llevan 10 años en España y todavía no tienen amigos ni hablan castellano :)

Deja un comentario