Coste de la vida BRATISLAVA 2016

Tengo poco más que añadir a lo que escribió Sandra el año pasado, que está muy completo, así que para no dejar una entrada infinita sobre el coste de la vida, me limito a tratar de consolar a quien le toque ;)
.

Igual que Sandra, a mí no se me ocurrió pedir Bratislava, yo también buscaba algo más exótico, pero cometí una serie de errores catastróficos que me hicieron acabar aquí. Dejando de lado dramatismos literarios, tengo que decir que va a ser cierto aquello de que no hay destino malo, y al final me va a dar mucha lástima marcharme en diciembre.

Lo que está haciendo de Bratislava un buen destino para mí (y que desgraciadamente pase el tiempo volando) es:

- Lo fácil que es la vida en la ciudad. Entre otras cosas está todo cerca, el ocio es bastante barato, los pisos son más baratos y mucho mejores que lo que se encuentra en Madrid…
- Es difícil encadenar más de dos fines de semana en Bratislava. Estás en el centro de Europa así que está todo relativamente cerca. Además es bastante barato alquilar coche y acaba de llegar blablacar. Y la red europea de becarios funciona genial. Si te quedas en casa sé valiente y reconoce que es porque quieres.
- Hay muchísimo deporte: me paso el día escalando, jugando al fútbol, volley playa, bici etc. ¡Hay hasta una ola de río para quitarse el gusanillo!
- Eslovaquia es un pedazo de destino si te gusta la montaña.
- Y sobre todo la gente. Primero, muchísimos expats con ganas de pasarlo bien. Y los eslovacos que son abiertos (hay más de los que se cree) son unos cracks. Definitivamente un erasmus 2.0 con pasta en el bolsillo.

Profesionalmente quizá no sea el destino más interesante del mundo, pero lo bueno que tiene es que al ser el único becario en una oficina minúscula (si no asignan otro el año que viene), se hace un poco de todo, y se aprende bastante. Se echa de menos poder hacer servicios personalizados, que no se te asignan a no ser que hables que seas una rareza y hables el eslovaco. Por lo demás hay bastante libertad en la oficina, y la agregada pone todo su empeño en que aprendas lo máximo posible, lo cual se agradece.

De cara a fase II, que te haya tocado Eslovaquia puede estar muy bien si eres ingeniero de caminos o industrial, si no lo eres ya puedes ir mirando otras opciones. Aquí hay bastantes proyectos de construcción de infraestructuras en los que hay grandes empresas españolas con los que tiene contacto la oficina. Casi todas las tarjetas de visita que ido coleccionando son de ese sector. También hay un montón de empresas de automoción españolas. De los últimos becarios que han pasado por aquí no se ha quedado ninguno, pero no han habido ingenieros que yo sepa. Ah, y parece que el primer Hyperloop se va a construir en Bratis…

CONCLUSIÓN
Si no querías Europa y te ha tocado Bratis, has tenido una potra considerable porque el destino da para tener el modo disfrutón activado desde el día uno. No será el destino más glamuroso, ni el más exótico, pero si te quejas es por:

a) amor a amargarte
b) has tenido la fatal idea de cotillear las fotos de tus colegas en Filipinas o República Dominicana, por ejemplo.

Pd. Sin ánimo de entrar en comparaciones odiosas, debes saber, oh futuro/a becario/a Bratislavo/a, que la becaria TIC de Viena murió de envidia cuando pasó su semana aqui (y también se lo pasó pipa).
Pdd. Recomiendo encarecidamente aprender lo básico del eslovaco porque te puede salvar el culo/abrir puertas en más de una ocasión, y porque les encanta que lo intentes

Deja un comentario