Los becarios cotizarán a la Seguridad Social a partir de noviembre

Fuente: Cadena SER

El gobierno ha aprobado el decreto que obligará a empresas e instituciones a cotizar por las personas que hagan prácticas no laborales. Tendrán la misma protección que los asalariados, aunque sin paro. Los antiguos becarios podrán pagar para que hasta dos años de sus prácticas cuenten como cotizados.

RAFA BERNARDO 21-10-2011

A partir de noviembre, los becarios cotizarán a la Seguridad Social; el Consejo de Ministros ha dado luz verde este viernes a este decreto, que ya les adelantó la SER, por el que este colectivo ve aumentada su protección de manera casi asimilable a la de los asalariados. Además, los antiguos becarios podrán hacer convenios especiales con la Seguridad Social para que hasta dos años de esas prácticas pasadas les cuenten como cotizados, lo que les puede resultar útil para cobrar más pensión de jubilación.

En cuanto a los becarios actuales y futuros, el decreto cumple lo prometido en la reforma de las pensiones: que las prácticas formativas puedan contar como tiempo cotizado a la Seguridad Social. La fórmula que se ha escogido para que coticen las personas que hacen prácticas en las empresas es similar a la que tienen los contratados con un contrato para la formación, pero sin cotizar por paro (y, por tanto, sin derecho a él cuando acaben las prácticas).

Las instituciones, organizaciones o empresas que paguen por estas prácticas sean las que afilien y den de alta a las personas que realicen estas prácticas. Estas mismas organizaciones ingresarán las cotizaciones (poco más de 40 euros al mes); a estos efectos, desempeñarán el papel de empresario de cara a la Seguridad Social.

Además, los que fueron alguna vez en su vida becarios podrán firmar convenios con la Seguridad Social para que esas prácticas pasadas les cuenten como cotizadas. En este caso, se marca un límite temporal (máximo dos años de prácticas) y además será el propio interesado el que tendrá que ingresar las cotizaciones.

¿Quiénes se pueden ver beneficiados?

Las becas de las personas que podrán cotizar por sus prácticas deben reunir una serie de condiciones:

– Han de ser programas de formación financiados por entidades u organismos públicos o privados.

– Vinculados a estudios universitarios o de formación profesional (es decir, que se hagan o bien durante este tipo de estudios, o bien después como consecuencia o en relación con los mismos).

– Que no sean sólo lectivos, que impliquen prácticas formativas.

– Que conlleven contraprestación económica para los participantes (es decir, que sean prácticas pagadas).

– Que no obliguen a dar de alta en la Seguridad Social o impliquen una relación laboral.

¿Por qué viene bien cotizar a la Seguridad Social?

Por muchos motivos. Lo más inmediato es que las personas que se beneficien de esta medida pasarán a cotizar en el Régimen General, así que tendrán una protección asimilable a la del resto de asalariados, excepto la del paro. Por lo demás, se empiezan a generar derechos para recibir en su caso prestaciones.

Y aquí está lo más interesante para los jóvenes. Con esta medida se busca que las personas que hacen prácticas puedan contar con esos años para calcular su pensión de jubilación futura, en un momento en el que la entrada cada vez más tardía de los jóvenes en el mercado laboral y el aumento en el número de años necesario para cobrar el 100% de la pensión dispuesto por la reforma de las pensiones podría recortar la cuantía a cobrar en un futuro, cuando los jóvenes actuales se retiren.

Por cierto, que la medida le viene también muy bien a la Seguridad Social, que conseguirá ingresos por los becarios que empiecen a cotizar desde ahora y también, durante los próximos meses, por los que fueron becarios en el pasado y hagan un convenio con la Seguridad Social por el que pagarán para que hasta dos de esos años de prácticas cuenten como cotizados.

¿Qué ocurre con los que no son ya becarios, pero lo fueron en el pasado?

Si esas personas quieren que les cuenten como cotizados hasta dos años de beca, tendrán que hacer un convenio especial con la Seguridad Social. Habrá que contar con una certificación expedida por la empresa u organización en la que se hicieron en su momento las prácticas.

Será además el interesado el que tendrá que pagar las cotizaciones (no se puede obligar a una empresa a pagar por unas prácticas hechas en el pasado). En este caso, la cotización se hará sobre la base mínima de cotización vigente en el Régimen General en el momento en el que se hicieran las prácticas, y sobre la cuota a pagar se aplicará un coeficiente del 0,77.

Este pago se podrá hacer de una vez o de forma fraccionada, en un número máximo de mensualidades igual al doble por las que se formalice el convenio (es decir, 42 mensualidades si se quiere cotizar por el máximo, 2 años -24 meses- de prácticas).

La solicitud para hacer este convenio se podrá hacer hasta el 31 de diciembre de 2012, de forma que la gente que haya sido becaria en el pasado y quiera que ese periodo le cotice tendrá todo el año que viene para realizar el proceso.

¿Cuánto habrá que pagar?

En el caso de los becarios actuales y futuros, pagan las organizaciones que financien las prácticas. Lo harán en condiciones similares a la cotización por un contrato para la formación, aunque sin paro. Esto quiere decir que tendrán que ingresar algo más de 40 euros al mes a las arcas de la Seguridad Social (por ejemplo, la cantidad en el año 2011 a ingresar sería de 41,82 euros al mes). La cotización por los contratos para la formación la fija el gobierno de año en año, así que en 2012 la cantidad será algo diferente.

Para los becarios pasados, los que quieran hacer un convenio con la Seguridad Social para que las prácticas pasadas les cuenten como cotizadas se rigen por un mecanismo diferente, que dependerá del año en el que se hicieron esas prácticas. Se tomará la base de cotización mínima en el régimen general en el periodo de tiempo en cuestión, se le aplicará el coeficiente correspondiente fijado año a año para el gobierno para calcular la cuota a pagar, y ese resultado se multiplicará po 0,77. El gobierno calcula que, de media, esto supondrá que el interesado pagará unos 150 euros por mes rescatado. Hay que subrayar que por las prácticas pasadas paga el ciudadano interesado, que podrá hacerlo de una vez o con un pago fraccionado.

¿Cuándo entrará en vigor esta medida?

El texto aprobado este viernes se publicará en el Boletín Oficial del Estado la semana que viene y empezará a aplicarse en noviembre. Para las personas a las que la entrada en vigor de la norma les pille en mitad de una beca, la institución que pague las prácticas tendrá que empezar a cotizar por ellos, pero si quieren recuperar el tiempo de beca anterior a la entrada en vigor de la norma tendrán que hacer un convenio especial con la Seguridad Social. Un convenio, en todo caso, con características propias: en vez de tener que hacer el cálculo antes descrito para los convenios especiales, en este caso el interesado tendrá que pagar 40 euros por mes.

¿A cuántas personas afectará?

Según las estimaciones que hace la Seguridad Social, puede haber 30.000 potenciales beneficiarios en situación de becarios actualmente en universidades, fundaciones y empresas, aunque la propia institución reconoce que es una estimación imprecisa y que el número final puede ser muy superior. En cuanto a los antiguos becarios, la Seguridad Social cree que estarán interesados en firmar un convenio especial entre 100.000 y 200.000.

El gobierno comenzará a ponerse en contacto a partir de la semana que viene con las empresas y organizaciones que tienen becarios para asegurarse -dicen- de que la entrada en vigor de la medida se realiza con el menor número de dudas y dificultades posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.