Coste de la vida PEKÍN 2010-2011

DOTACIÓN: 40.000 euros para 15 meses. No es que nos muramos de hambre, ni mucho menos, pero la dotación ha bajado los últimos años (el año pasado eran 42.500) y la evolución del yuan no pinta bien. En general, como muchos otros destinos, ha perdido poder adquisitivo. Las cuentas rápidas son que más o menos nos gastamos un tercio en casa, un tercio en viajes y un tercio en el día a día. Resumiendo, la dotación te permite vivir muy bien (la vida diaria es mucho más barata que en España) y viajar bastante, aunque eso sí, tampoco da para ahorrar mucho.

IDIOMA: Mandarín con el propio acento pekinés. No puedes esperar que nadie hable inglés en ningún sitio. Sólo en centros comerciales de zonas de expatriados, en restaurantes occidentales o chinos de alto nivel pueden atenderte en inglés. Puedes sobrevivir sin saber nada de chino, como hacen muchos expatriados, pero para la vida diaria (ir a restaurantes, hablar con el taxista, etc.) es necesario. Los tres primeros meses hay clases en una academia. Las clases son de 9 a 3.30-4 y en ellas aprendes en dos semanas lo que se aprende en el CECO en todo el máster. Cuando se empieza a trabajar se asigna un presupuesto a cada becario que puede manejar como quiere. Normalmente los profesores particulares se pasan de año en año y las clases cuestan entre 60 y 100 yuanes. Con el presupuesto asignado se pueden tener tres clases semanales.
Es el mejor destino para aprender mandarín, ya que en otros destinos es más fácil poder comunicarse en inglés, aparte de existir otros dialectos.

OFICINA: Trabajamos unas 25 personas. Hay un Consejero Jefe, otro Consejero, un Consejero Agroalimentario, un Agregado Comercial, una Analista Jefe, tres analistas, 8 asistentes chinas, un ordenanza y un conductor. De becarios este año hay un agroalimentario, un tecnológico, dos comex (uno de industrias culturales y servicios, otro de bienes de consumo), un inversiones y nuestro IT manager (becario informático). El año pasado había dos becarios de internacionalización más, con los perfiles comunicación y macro, pero este año se los han cargado y se han repartido las responsabilidades entre el resto. El horario es de 9 a 5, con una hora para comer de 1 a 2.
Está en el mismo edificio que el Instituto Cervantes, en la puerta sur del Estadio de los Trabajadores.

ALQUILER: Los alquileres no son baratos y están subiendo bastante, aunque existe un amplio rango de precios. De nosotros, 4 vivimos en pisos de una habitación que no están nada mal (entre los 50 y 90 metros cuadrados) y pagamos entre 5.500 y 6.800 RMBs, es decir, un poco más de un tercio de la dotación con el tipo de cambio actual. Otros dos comparten un piso de unos 100 metros y pagan 4.000 RMBs cada uno. Es una buena opción para vivir en un sitio que esté bien y ahorrar algo de pasta. En los mismos bloques de apartamentos, hay estudios que están sobre los 5.000 RMBs. De ahí para abajo hay bastante recorrido. Nosotros estuvimos viendo pisos que no estaban muy mal por dentro (aunque las zonas comunes suelen estar bastante sucias), de una habitación, por 3.000-3.500 RMBs. Yo, particularmente, si volviera iniciar el año buscaría un piso algo más barato, aunque no todo el mundo está de acuerdo conmigo.
Hay muchas agencias para buscar piso. Suelen tener algún agente que habla inglés, lo que facilita mucho las cosas, porque los caseros normalmente no lo hablan. El precio del piso se puede negociar, pero el margen es bastante pequeño. Se paga de uno a dos meses de fianza, y el alquiler se paga por adelantado cada dos o tres meses.

LUZ, AGUA Y GAS: En general muy barato. La última factura por agua ha sido unos 130 yuanes por 6 meses. La luz, es de prepago, es decir, tienes tu número o una tarjetita vas al banco y recargas. Yo he gastado 400 yuanes en 7 meses.
En invierno hay calefacción central y cuando digo central, es que el Gobierno la enciende un día y la apaga un par de meses después. Habitualmente es de mediados de noviembre a mediados de abril. Esto no es así en todo el país (por ejemplo en Shanghai no hay).

INTERNET: Yo tengo una conexión bastante lenta (no sé exactamente cuál es la velocidad), por 138 yuanes al mes. Todos tenemos algo parecido. Cuando digo lenta, me refiero a que lo normal es que tengas que esperar un rato para ver los vídeos de youtube y, en general, olvídate de ver cosas en “streaming”. Todos usamos un servicio de vpn que, por 55 dólares por un año te permite saltarte la censura (facebook, youtube, blogspot y muchas páginas más están censuradas).

TELÉFONO: Muy barato. Bueno, lo que es la terminal, el aparato en sí, es un precio parecido al de España. No hay gangas, aunque hay aparatos falsos, por supuesto. Yo, particularmente, prefiero no consumir cosas falsas de electrónica porque es bastante probable que te salga rana, aunque hay quien ha comprado y está contento.
Las tarifas de llamadas y de mensajes son muy baratas. Recargamos con tarjetas de 100 yuanes. Yo he recargado 2 o 3 veces en 7 meses. Para llamar al extranjero es otra historia. Necesitas tarjetas de llamadas internacionales que se pueden conseguir por 35 yuanes y con las que hablas aproximadamente media hora. La tarjeta sim china no te sirve cuando viajas al extranjero.

ROPA: Las copias de ropa en los mercados falsos son bastante baratas. Eso sí, hay que regatear y de lo bueno que seas y de la paciencia que tengas dependerá que saques un precio competitivo o no, aunque siempre hay un “precio mínimo” que un “waiguoren” (extranjero) no puede rebajar. En la ropa a medida sí hay buen negocio en comparación con España. Nosotros hemos conseguido trajes por 700 yuanes y camisas por 80, aunque siempre te piden más. Las chicas no suelen quedar contentas con la ropa que se hacen a medida, pero con la ropa de hombre no hay problema.
Las tiendas normales, en las que comprarías en España, suelen ser un poco más caras, porque aquí están en un segmento medio-alto. Por ejemplo, Zara, es aproximadamente un 20% más cara que en España. El resto de tiendas, como Pull & Bear, Stradivarius, Bershka o H&M cuestan más o menos lo mismo.

TECNOLOGÍA: Creo que, en general, no hay gran diferencia con España, aunque en cámaras de fotos y algún otro accesorio el precio sí es mejor.

CESTA DE LA COMPRA: Depende de cómo te adaptes a los gustos locales. Si pretendes seguir comprando lo mismo (o parecido) que en España, pagarás más. Si metes productos chinos en tu cesta, pagarás menos. Siempre hablando en comparación con España. Por ejemplo, la fruta está bastante bien de precio, sin embargo, leche y derivados son más caros. Hay supermercados para expatriados donde se puede encontrar casi lo mismo que en cualquier supermercado occidental, pero a un precio un poco superior. En general, no gastamos mucho en el supermercado porque fuera de casa se come bastante barato.
A diario, solemos comer en un restaurante chino al lado de la Oficina por 20-25 yuanes cada uno, y puedes encontrar cosas más baratas, o un italiano en el que pagamos unos 35-45.
Más allá de la comida, algunos productos de higiene, como desodorantes, son bastante caros y hay quien se los trae de España. Otros artículos sí son más baratos que en España.

CERVEZA, VINO , OTROS DESTILADOS Y REFRESCOS: En supermercado el vino es bastante más caro que en España. Los más baratos cuestan unos 35 yuanes. El resto de las bebidas anda más o menos igual que en España. Por ejemplo, una botella de Ballantines cuesta 118 yuanes.
En garitos y discotecas las copas son normalmente más baratas que en España y hay bastante sitios con happy hour. Algún sitio con copias a 15 yuanes y de ahí va subiendo según la categoría del garito en cuestión

COMIDA: Como hemos comentado, los restaurantes son baratos y hay bastante variedad. Es raro que en ningún sitio paguemos más de 200 yuanes y normalmente lo hacemos por cosas que en Madrid costarían más de 50 euros. En Pekín puedes encontrar restaurantes de todos lados, especialmente japoneses. La comida rápida también hace furor. Los menús del Mcdonald están sobre los 25-30 yuanes, aunque en China KFC es más popular y más fácil de encontrar en las ciudades de segunda y tercera línea.

CAFE/TÉ: El café es más caro, tanto en el supermercado como en la calle. No existe el típico bar en que pides un café por 1,5 euros, lo que hay son cadenas como Star Bucks o Costa Café, en las que pagas alrededor de 30 yuanes.
El mismo té que podemos consumir en España aquí es más caro, sin embargo existe mucha más variedad y puedes encontrar de muchos precios diferentes.

TABACO: Sólo tenemos algún fumador esporádico en el grupo. Me dicen que se puede conseguir una cajetilla por 10 yuanes.

TRANSPORTE: El metro no funciona mal, pero llega a pocos sitios y en hora punta es una ciudad sin ley. He visto a gente intentando salir y que han vuelto a ser engullidos por el vagón gracias a la gente que quería entrar. Cuesta 2 yuanes por trayecto. El autobús no lo cogemos nunca, pero cubre zonas que el metro no cubre y creo que tiene el mismo precio. El rey es, sin duda, el taxi, porque es mucho más barato que en España. Además, en Pekín no suelen intentar estafarte. Por ejemplo, una carrera de unos 7 kms, desde la Oficina a la Plaza de Tiananmen son unos 30 yuanes. Lo malo es que a ciertas horas, y los días de lluvia, puede ser difícil conseguir uno. Por supuesto no hablan inglés, así que es buena idea llevar la dirección en chino o el número de teléfono del sitio al que vayas para que puedan llamar y preguntar.
El transporte privado se limita a bicicletas y motos eléctricas, porque los extranjeros no pueden conducir ni aunque tengan el permiso de conducir internacional. Creo que para poder conducir hay que sacarse la licencia china y para hacerlo tienes que tener un permiso de residencia. Se puede conseguir una bicicleta que no esté mal por unos 800 yuanes y una eléctrica por 2.500.

DISCOTECAS: La oferta es bastante amplia y hay sitios para salir cualquier día de la semana. La Oficina está situada muy cerca de la zona de San Litun y al lado del Estadio de los Trabajadores, que son dos zonas con bastantes sitios para salir.

CINE/OTROS ESPECTÁCULOS: En el cine que tenemos cerca de casa, las entradas para películas en versión original cuestan 80 RMBs las normales y 120 las que son en 3D. Los martes son a mitad de precio. También hay varios ciclos de cine que organizan el Instituto Cervantes, alguna embajada, etc, y la entrada suele ser gratuita.
En cuanto a música, la oferta es amplia, hay bastantes conciertos y festivales y también algunas salas con música en directo por precios razonables.

LIBROS: Existen algunas librerías con libros en inglés y una oferta bastante amplia. En español, se pueden conseguir en la librería del Instituto Cervantes (que está en el mismo edificio que la Oficina). Por lo general son más baratos que en España, pero las novedades sí son más caras.

CD/DVD/VIDEOJUEGOS: Todas las que quieras, piratas, por supuesto, y más. Nosotros, obviamente, no compramos, pero un amigo nos ha dicho que las tiendas suelen cobrar por número de dvds incluidos en el pack entre 8 y 10 yuanes. Es decir, una serie con 10 dvds suele estar entre los 80 y 100 yuanes.

VIAJES: Quizás es uno de los mayores problemas de Pekín comparado con otros destinos asiáticos. Aquí los vuelos son bastante caros. Lo más barato es ir a Seúl (unos 200 euros), Tokyo (300 euros) y a partir de ahí vas subiendo. A veces puede pillar ofertas de Cebu Pacific para ir a Filipinas por unos 140 euros, pero sólo salen muy de vez en cuando.
Los vuelos internos están entre los 100-150 euros. Hong Kong no cuenta como vuelo interno y normalmente sale una pasta. Para viajar por el interior, la otra opción es el tren. Está bien porque en muchos casos pueden dormir en litera y no son muy caros. Sin embargo, el mayor problema es que puede llegar a ser complicado comprarlos porque hay más demanda que oferta y los venden sólo unos 10-12 días antes de la salida.

GASOLINA: Como os he dicho, no se puede conducir, así que poco que decir sobre este asunto.

GIMNASIO: Nosotros vamos a uno que cubre nuestras necesidades y por el que pagamos 1.350 yuanes por todo el año. Luego nos enteramos de que se podía negociar… pero vamos, el margen tampoco era muy grande. Tiene piscina que no siempre está limpia y ofrecen clases de cualquier cosa que se esté de moda como latin dance e historias por el estilo.

MASAJES: Hay multitud de sitios que ofrecen masajes por toda la ciudad. El más popular es el masaje de pies. Suele costar entre 60-150 yuanes dependiendo del local. También existen masajes de cuerpo entero por aproximadamente los mismos precios.

PELUQUERÍA/MANICURA-PEDICURA: Mucha gente se lo corta en peluquerías chinas donde te cobran por un corte de pelo 50-60 yuanes. El problema es que los peluqueros no hablan inglés y salvo que vayas con una foto o te hagas entender en chino, probablemente no te lo dejen como tú querías. Sin embargo, también existen peluquerías occidentales donde trabajan peluqueros europeos o americanos. Los precios suelen variar dependiendo del cargo del peluquero, pero estaría en torno a los 150-250 yuanes.
También hay muchísimos sitios para hacerse la manicura y la pedicura, a unos precios mucho más baratos que en España. Una manicura puede costar entre 40 y 60 yuanes dependiendo de los productos utilizados y una pedicura un poco más, entre 75 y 100 yuanes.

VALORACIÓN:
Positivo:
– Destino diferente a Europa pero donde, al mismo tiempo, puedes llevar una vida completamente de expatriado y que parezca que sigues en Madrid. Es decir, tú eliges.
– El aliciente de aprender el idioma.
– La posibilidad de viajar por China y por el resto de Asia.
Negativo:
– El clima. Mucho frío en invierno (fácilmente se llega a los -15 Cº) y mucho calor en verano.
– La contaminación. Hay días en los que incluso parece que te cuesta respirar.
– El idioma, supone una complicación adicional en la vida diaria.

Yo volvería a escoger Pekín sin dudarlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.