Coste de la vida TEHERAN 2010-2011

Dotación: 30.000 Euros. Da para vivir bien, viajar y ahorrar.

Coste de vida: ni caro ni barato, es una ciudad asequible gracias a la dotación, pero el barrio en el que se vive es tan caro como las ciudades más caras de España.

Zonas para vivir: se recomienda vivamente residir en el barrio de la oficina, que es Jordan, también conocido como Africa boulevard.

Piso: en este país no hay bares ni discotecas, así que la juerga se reduce a fiestas en pisos. Por ello, se recomienda alquilar un piso entre todos los becarios, ya que así permites tener un buen salón en el que poder organizar guateques. En este caso, se puede conseguir un buen apartamento de 3 habitaciones por 1800-2000 dólares al mes. Los gastos mensuales ascienden a unos 50-100 dólares en total, con Internet, agua, luz, y gastos de comunidad. Se puede contratar a una persona para que vaya a limpiar/planchar una vez a la semana por unos 100 dólares al mes.

Comidas: básicamente suele ser carne asada, verduras o legumbres con una abundante ración de arroz. La carne asada recibe el nombre de kebab, pero no tiene nada que ver con los kebabs turcos a los que estamos acostumbrados en España. Al principio puede costar un poco acostumbrarse a los sabores, pero la comida es buena, aunque bajo mi punto de vista puede resultar un poco repetitiva. Tienen un buen surtido de frutos secos, por algo es el país del pistacho. Pero no son baratos. Según el restaurante, puedes pagar desde 4 dólares por un kebab hasta lo que quieras, hay para todos los gustos y bolsillos. Y si eres rarito con la comida, no hay problema: Teherán está atestado de fast-foods.

Transporte: uno de los puntos débiles de Teherán. El tráfico es muy intenso y la única norma de circulación que más o menos se respeta es la de circular por la derecha. Y no siempre. Los coches compiten por meterse en cualquier hueco, circulan por carriles extra que no están pintados, apenas respetan los pocos semáforos que hay… Y en horas punta se forman unos embotellamientos impresionantes. Aparte, existen dos líneas de metro, y hay una tercera en construcción, pero no están cerca de la Oficina, así que apenas se les saca provecho. Los taxis no son demasiado caros, pero a los extranjeros siempre intentan cobrarnos de más. Existen autobuses que cruzan la ciudad de norte a sur y son muy baratos (alrededor de 0,06 €). En definitiva, la recomendación, por no decir obligación, es vivir en el mismo barrio de la OFECOME para poder ir andando cada día y no depender de taxi ni transporte público. He obviado que no se recomienda conducir bajo ningún concepto.

Idioma: se habla persa, no árabe, y es difícil, sobre todo si se viene sólo por un año, aunque si se estudia se puede llegar a chapurrear algo en no mucho tiempo. Me refiero al lenguaje hablado, el escrito ya son palabras mayores. La oficina puede pagar clases si uno se muestra muy interesado. No obstante, la gente joven suele hablar inglés, lo que hace que puedas relacionarte intensamente con iraníes de nuestras edades sin mayor problema. Con la gente mayor ya es más complicado, pero bueno, para eso inventaron el lenguaje de los signos.

Noche: tal y como reza el Corán, prohibido alcohol, así que prohibida la fiesta. No bares, no discotecas. Pero en hogares privados no pueden decir nada, así que es el ocio nocturno que nos queda. Como la mayoría de la sociedad hace fiestas, los vecinos suelen ser bastante permisivos con el volumen de la música y el número de gente que asiste a estas concentraciones. Y sí, hay un abundante mercado negro de alcohol, así que no hay mayor problema en conseguirlo, aunque más caro.

Viajes internos: Irán cuenta con lugares con un pasado histórico envidiable, con vestigios del Imperio Persa. Isfahan, Shiraz con sus ruinas de Persépolis, Yazd, Qom, etc. También se puede viajar al mar Caspio, que está al norte de Teherán. Hay también unas pistas de esquí buenísimas con una nieve increíble, como Dizin, Shemshak, o Tochal, que está en el mismo Teherán. Y para los montañeros está el pico más alto de Oriente Medio, el volcán Damavand, con casi 5700 metros de altitud. El transporte en autobús es barato y realmente cómodo. También hay tren, aunque no es muy popular. Está la alternativa del avión, que también es barato, pero por culpa de los bloqueos comerciales, compañías como Iran Air no mantienen su aeronaves tan bien como deberían, y suelen tener un accidente gordo cada uno o dos años.

Vacunas: Hay becarios que no se han puesto ninguna y siguen vivos. En los centros de vacunación internacional proponen la fiebre tifoidea, cólera y hepatitis A.

Seguridad: Teherán es muy seguro en general, aunque alertan de robos a turistas haciéndose pasar por la policía secreta. En cualquiera de los casos, puedes caminar tranquilo en cualquier parte de Teherán a cualquier hora. En general es más seguro que cualquier ciudad grande de España.

Oficina: es pequeña, cuenta con un becario informático, dos comex, tres administrativas, una contable, un analista y la consejera.Son 3 iraníes, y el resto españoles. Además, hay un chófer, un ordenanza y una limpiadora/cocinera. El ambiente es cordial, y el informático tiene libertad para trabajar. Horario de 8:00 a 15:00 con una media para comer.

Moneda: rial iraní, pierde alrededor de un 15% de valor cada año, así que con el euro tenemos una posición ventajosa. Es importante destacar que no funcionan las tarjetas de crédito como VISA o MasterCard en todo Irán, así que la oficina paga en metálico. Euros o riales, a elegir. Es incómodo porque siempre hay que llevar dinero encima, pero como es un país muy seguro, este inconveniente queda minimizado. Además, el dinero se puede guardar en la caja fuerte de la oficina sin problemas.

Clima: Teherán está a unos 1500 metros de altitud, tiene un clima muy seco, y su aire está muy contaminado, así que los primeros días cuesta acostumbrarse. Hace frío en invierno, con nevadas ocasionales, y muy caluroso en verano, rondando los 40º C.

Vida cultural: proyectan películas en cines en versión original, con subtítulos en persa, pero con censura. Hay museos con exposiciones, y hay incluso algún festival de teatro y cine. Teherán no es muy turístico, pero tiene dos bazares interesantes y numerosos palacios de los antiguos sha. El top manta y el pirateo de software en general están totalmente implantados en la sociedad, así que es fácil conseguir estrenos de cine en cómodos DVDs y a precios que oscilan un dólar. De hecho, es prácticamente imposible conseguir material original.

Libros: libros básicamente en inglés y persa. A pesar de la censura gubernamental, se puede encontrar de todo.

Tabaco: no lo sé, no fumo, pero sé que es legal.

Gimnasio y deporte: son caros y pequeños. Por las mañanas suelen estar restringidos a mujeres, y por las tardes a los hombres. Cuestan 60 dólares al mes como mínimo. También se puede ir a nadar a piscinas públicas. Además, se organizan partidos de fútbol a nivel de embajadas, y las pistas de esquí están cerca.

Datos subjetivos:

Hay un choque cultural considerable, teniendo en cuenta que es una república islámica o teocracia, por lo que el Islam define la Ley, lo que es legal e ilegal. Las mujeres deben llevar el pelo cubierto en espacios públicos, está prohibido el alcohol y no se consume cerdo. No obstante, Teherán es una ciudad cosmopolita, y la gente hace vida muy normal. A los iraníes les encanta organizar fiestas privadas y son muy abiertos con los extranjeros, en todos los aspectos.

La ciudad tiene un sombrero de contaminación muy a tener en cuenta. Por eso se agradece salir de vez en cuando, así que es una excusa perfecta para viajar con frecuencia.

Balance general:

Está considerados uno de los peores destinos debido a la mala prensa que recibe Irán en los medios de comunicación, pero me gustaría comentar que no hay que hacer mucho caso, ya que para nada es un infierno de destino. Se vive bastante bien con la dotación y tiene una posición envidiable dentro de Oriente Medio, que permite plantarse en Asia, Europa o África en pocas horas. Además, el propio país tiene una gran riqueza cultural e histórica, con lugares increíbles para ir a visitar. De hecho, la gran mayoría de los becarios que han pasado por aquí ha tenido una experiencia muy buena y lo recomienda.

Desde luego que la posibilidad de vivir durante un año en un país tan diferente a España no se da muchas veces en la vida, por lo que ya sólo por eso es una oportunidad de oro. Este lugar (supongo que como cualquier otro) puede ser el mejor destino o el peor destino, todo depende de cómo lo viva cada becario. La gran pega que tiene este destino es que la ley islámica que rige la vida del país limita mucho las libertades de la sociedad, y que en ocasiones nos obliga a ser cautelosos, pero hay que matizar que en Teherán las normas se han relajado bastante en los últimos tiempos, y el hecho de ser extranjeros te puede evitar problemas.

En cualquiera de los casos, y sin duda, volvería a escoger este destino y quien quiera que me mande un MP (Cacique) para más información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.